Uñas del pie engrosadas

Las uñas de los pies se engrosan y endurecen de forma natural cuando envejecemos. Si el engrosamiento se produce en personas jóvenes, lo más probable es que se deba a una infección o una lesión.

Una uña infectada es más gruesa y difícil de penetrar, lo que la hace más difícil de tratar. Limar la uña puede incluso dañarla más, de manera que el mejor sistema es tratar la infección lo antes posible.

 

Si bien un traumatismo importante en la uña es una causa obvia de engrosamiento, este se debe con mayor frecuencia a las actividades cotidianas que crean una presión repetitiva en la uña. Por ejemplo, el continuo golpear de la uña contra el zapato hace que se separe del lecho ungueal. Aunque parece que esto solo les puede pasar a los corredores de larga distancia o los jugadores de fútbol, por ejemplo, las personas que simplemente caminan son igualmente vulnerables. La probabilidad de que esto ocurra se multiplica cuando se aumenta la distancia recorrida, las zapatillas de deporte son demasiado pequeñas o las rutas incluyen pendientes empinadas.

 

Las uñas de los pies engrosadas pueden ser dolorosas, difíciles de cortar y más propensas a las infecciones.