Coloración amarillenta de las uñas del pie o la mano

El cambio de color de la uña es uno de los primeros signos de infección fúngica. La causa más común de las uñas amarillas son las infecciones fúngicas o la psoriasis ungueal.

Esta última está relacionada con una psoriasis preexistente: solo el 5 % de los pacientes sufren psoriasis ungueal como un trastorno aislado.

 

La aplicación frecuente de esmaltes también puede hacer que las uñas adquieran una coloración amarilla debido a que se tiñen. Se recomienda dejar que las uñas respiren a menudo y evitar el uso de esmalte durante largos períodos de tiempo. Llevar esmalte durante demasiado tiempo puede causar infecciones fúngicas en las uñas. Los pigmentos utilizados en los esmaltes, en especial los colores oscuros, pueden acabar tiñendo las uñas con el tiempo. La mejor manera de prevenirlo es utilizar un esmalte transpirable especial para uñas con hongos o aplicar una capa base transparente antes del esmalte.

 

Otras causas de cambio de color en las uñas son las enfermedades hepáticas crónicas, fumar en exceso y unos malos