Causas de los hongos de las uñas y factores de riesgo

Las infecciones fúngicas de las uñas están causadas por tres tipos de hongos: dermatofitos, levaduras y mohos no dermatofitos.

Los hongos son organismos vegetales parásitos simples que no necesitan la luz del sol para crecer. Las uñas de los pies son especialmente sensibles a las infecciones fúngicas, ya que los hongos causante prefieren lugares oscuros y húmedos. Piscinas, vestuarios y duchas suelen albergar este tipo de hongos. Enfermedades crónicas como la diabetes, problemas circulatorios e inmunodeficiencias, así como antecedentes de pie de atleta o el exceso de transpiración también aumentan las probabilidades de desarrollar hongos en las uñas.

 

En envejecimiento hace que las uñas estén menos hidratadas y que aparezcan grietas. Por eso los niños son menos propensos a los hongos de las uñas, ya que sus uñas suelen ser más fuertes, están más sanas y no presentan grietas. Si las uñas tienen grietas, son frágiles por naturaleza o están debilitadas debido a una lesión, es más fácil la infección por dermatofitos.

 

Hay ciertos factores de riesgo:

  • Los hombres lo sufren con más frecuencia que las mujeres
  • Antecedentes familiares
  • Tabaquismo
  • Diabetes
  • Uso de zonas comunales húmedas (duchas de gimnasio)
  • Llevar calcetines húmedos durante periodos prolongados (deportes)